Ven a vernos
Ronda del Caballero de La Mancha 67
Horario
Lunes - Viernes: 9:00 a 21:00

¿Necesito realmente que me hagan Radiografía/Resonancia?

En los últimos años, hemos descubierto que no existe mucha relación (en la mayoría de casos) entre los síntomas del paciente y lo que los médicos pueden observar en las pruebas de imagen. Aun así muchos son los pacientes que aún demandan pruebas para poder saber exactáctamente cuál es su problema. Aquí veremos esos estudios que nos han hecho cambiar la manera en la que pensamos.

Empezaré contando un caso publicado en la literatura, en el cual un paciente con dolor lumbar crónico, visitó en 10 médicos distintos en un periodo de 3 semanas en las que se le realizaron 10 resonancias magnéticas. Los resultados de dichas resonancias fueron interpretados entonces por diez radiólogos diferentes. Los resultados fueron inquietantes; se reportó un total de 49 problemas o posibles diagnósticos, pero no hubo ninguno de ellos que se repitiera en las 10 interpretaciones radiológicas. 

Esto sin duda, lo que nos hace es concluir que hay una alta variabilidad de interpretaciones sobre la prueba de imagen de un paciente en un breve periodo de tiempo.

Os dejo un enlace al artículo del caso en cuestión.  

Lo que ocurre, como os decía al principio es que no hay mucha relación entre la prueba de imagen y el dolor. Esto lo sabemos gracias a los numerosos estudios que se han realizado en personas asíntomaticas para ver si el estado de

Siguiendo con la región Lumbar, estos son los datos de las resonancias magnéticas realizadas sobre 3110 personas asintomáticas. 

En un estudio de Anderson y colaboradores en 2011, vieron que de 57.000 pacientes que acudieron por dolor lumbar sin indicación de patología grave, el 47% se les realizó una prueba de imagen. Además aquellos que se les realizó prueba de imagen, presentaron mayores niveles de uso de opioides, más infiltraciones, aumentó el número de operaciones y aumentó también el dolor persistente frente a los que no se les realizó pruebas de imagen.

En el cuello ocurre algo parecido, aquí podemos ver una gráfica de protusiones discales encontradas en resonancias magnéticas realizadas en 1211 personas sin dolor de cuello.

Y seguimos con la rodilla, otra articulación que suele ser sobrediagnosticada. En este caso, 230 personas sin dolor de rodilla que presentan numerosos hallazgos radiológicos.

Terminamos con la articulación del hombro, este gráfico muestra los hallazgos encontrados en 123 personas asintomática:

¿Entonces cuándo es útil una prueba de imagen?

Una prueba de imagen es muy útil para descartar patologías graves como fracturas, tumores e infecciones. También se puede usar para ver si hay pinzamiento o contacto con estructuras como los nervios. Por lo general, cuando el dolor se localiza solo en la espalda sin dolor de referencia en otro lugar, una imagen no será útil y no cambiará su plan de tratamiento.

Se necesita una prueba de imagen cuando una colección de síntomas indica que puede haber la necesidad de tratamientos adicionales, o cuando el ejercicio y la fisioterapia (tratamiento conservador) pueden no ser efectivos. Esto sería si tiene una colección de: dolor de espalda junto con dolor referido, como en las nalgas, la ingle o las piernas; si hay dolor bilateral en las piernas; si hay una serie de síntomas neurológicos como entumecimiento, hormigueo y debilidad en las piernas; o si hay síntomas sistémicos como fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso inexplicable o dolor constante. Solo en raras ocasiones se requieren tratamientos invasivos como inyecciones o cirugía.

Si aún tienes alguna pregunta sin respuesta o deseas hablar con un fisioterapeuta sobre cualquier inquietud específica que pueda tener, contácta con nosotros.

Contacta con nosotros