Ven a vernos
Ronda del Caballero de La Mancha 67
Horario
Lunes - Viernes: 9:00 a 21:00

Nutrición Saludable y Alimentación Emocional

Bien sabemos que el cuerpo obtiene muchos de los compuestos químicos que necesita para mantenerse sano a través de la alimentación, tales como carbohidratos, proteínas, grasas (sí, también son necesarias), vitaminas y minerales que cubren diferentes funciones y necesidades.

También sabemos que tener hábitos alimenticios desequilibrados puede generar o favorecer diversas enfermedades como infecciones, obesidad, diabetes y afecciones cardiovasculares, entre otros.

Por otro lado, en los últimos años se ha popularizado el concepto de “alimentos funcionales”, que tienen como objetivo mejorar la salud del consumidor de forma adicional a la nutrición que brindan.

¡Hipócrates tenía razón! La comida que llevamos a nuestra boca tiene una relación muy estrecha con la salud. En realidad, no es una noticia nueva.

Pero, hay que tener cuidado con algo: consumir un alimento no va a suplir ningún tratamiento farmacológico. Más bien, va a reforzar o complementar el efecto de la medicación. Es importante aclarar esto ya que este tipo de ideas pueden generar confusiones peligrosas en las personas que padecen alguna enfermedad.

Vamos a hablar sobre dos tipos de Alimentación: Alimentación Emocional y Alimentación Física

La alimentación emocional es la conducta que nos lleva a ingerir cantidades elevadas y/o determinados alimentos, por lo general con una densidad energética elevada y con alta palatabilidad, en respuesta entre otras cosas, a emociones negativas como pueden ser la angustia, el estrés o la ansiedad. ⁣

Por otro lado El hambre físico o alimentación física está provocado por un proceso interno, que se origina por la rotura del equilibrio homeostático, ante la necesidad de nutrirnos en ese momento.

¿Conocéis a alguien para quien el chocolate es su perdición cuando ha tenido un mal día o, a alguien que haya comentado alguna vez que cuando está estresad@ solo le apetece comer alimentos insanos o mucha cantidad de comida?⁣

Nuestra nutricionista Lucia Lobo (Experta en trastornos de la conducta alimenticia) explica varias estrategias para mejorar ciertas conductas alimentarias poco beneficiosas asociadas a la alimentación emocional:⁣

1️⃣ Aprender a identificar cuando sentimos hambre física, por ejemplo, cuando llevamos mucho tiempo sin comer o lo que hemos comido no nos ha saciado y, cual es la sensación de hambre emocional.⁣

2️⃣ Llevar una alimentación saludable, variada, equilibrada y organizada: hará que tengamos controlado lo mejor posible el hambre física y que así no sea más fácil regular la cantidad y calidad de nuestras ingestas.⁣

3️⃣ Regulación emocional: aprender a identificar nuestras emociones es importante para saber cómo regularlas, gestionarlas y disminuir la alimentación descontrolada como consecuencia de éstas.⁣
👀 Un profesional de la salud mental es el que debe abordar estas cuestiones en el caso de necesitarlo.⁣

4️⃣ Práctica de actividad física de forma regular: está asociada con niveles más bajos de alimentación emocional.⁣

5️⃣ Sueño de calidad. Descansar de forma adecuada ha mostrado resultados positivos en la disminución de emociones negativas.⁣

Un tema la mar de interesante y a la vez complicado, por ello, ante cualquier problema relacionado con los factores anteriormente mencionados no dudes en contactar con nosotros y poder evaluar tu caso para ayudarte de manera eficaz y personalizada.

Contacta con nosotros