Ven a vernos
Ronda del Caballero de La Mancha 67
Horario
Lunes - Viernes: 9:00 a 21:00

Dolor de cabeza por culpa de las cervicales.

La cefalea cervicogénica es un tipo de dolor de cabeza que se origina en el cuello. Esta condición se produce cuando las estructuras de la columna cervical se irritan o se comprimen.

Aunque su causa exacta no está clara, se sabe que puede estar relacionada con problemas en las articulaciones de la columna cervical, los músculos del cuello o los discos intervertebrales.

Los síntomas de la cefalea cervicogénica pueden variar, pero a menudo se describen como un dolor punzante o sordo en la cabeza y el cuello, que puede extenderse a la frente, los ojos o los hombros. El dolor suele ser unilateral (en un solo lado de la cabeza) y puede ser desencadenado por ciertos movimientos o posiciones del cuello.

El diagnóstico de la cefalea cervicogénica puede ser difícil, ya que los síntomas pueden ser similares a los de otras afecciones, como la migraña o la tensión muscular. Sin embargo, los médicos pueden utilizar una combinación de exámenes físicos, imágenes y la respuesta al tratamiento para determinar si la cefalea cervicogénica es la causa del dolor de cabeza.

El tratamiento de la cefalea cervicogénica suele incluir la terapia física, los analgésicos, los relajantes musculares y los antiinflamatorios. La cirugía puede ser necesaria en casos graves, aunque esto es relativamente raro. También se recomienda hacer cambios en el estilo de vida, como evitar la postura incorrecta y hacer ejercicio de forma regular, para prevenir la aparición de la cefalea cervicogénica.

 

La fisioterapia puede ser una opción efectiva de tratamiento para el dolor de cabeza, especialmente si la causa es muscular o relacionada con el cuello. La fisioterapia puede ayudar a mejorar la postura, la movilidad del cuello y la fuerza muscular, lo que puede reducir la tensión y el dolor de cabeza.

Algunas técnicas de fisioterapia que pueden ser útiles incluyen:

Terapia manual: Esta técnica implica la manipulación de los tejidos blandos y las articulaciones para mejorar la movilidad del cuello y reducir la tensión muscular.

Ejercicios de estiramiento: Los ejercicios de estiramiento pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y la movilidad del cuello, lo que puede reducir la tensión muscular y el dolor de cabeza.

Terapia de puntos gatillo: La terapia de puntos gatillo implica la aplicación de presión en puntos específicos del cuerpo para liberar la tensión muscular y reducir el dolor.

Terapia postural: La terapia postural se centra en mejorar la postura y la alineación del cuerpo para reducir la tensión muscular y mejorar la función del cuello y la columna vertebral.

Biofeedback: El biofeedback es una técnica que utiliza dispositivos electrónicos para medir y controlar la respuesta del cuerpo al dolor y al estrés.

Es importante trabajar con un fisioterapeuta calificado y experimentado para asegurarse de que los ejercicios y técnicas sean seguros y efectivos para su condición específica.

Contacta con nosotros